logo-ECorrían los años 70 cuando, en un piso de la calle Juan J. Pérez del Molino de Santander, comenzaba a fraguarse el futuro ligado a la danza de cientos de niñas (y, aunque en menor medida, niños) de Colindres y alrededores.

Fue en aquel piso en el corazón de Santander donde, siendo aún muy niña y agarrándose a la barra de detrás de una cortina primero y cantando y bailando en las reuniones familiares y de amigos más tarde, Mensi, como su hermana Estrella, comenzó a dejarse llevar por una curiosidad innata e, indiscutiblemente, alentada por la presencia de su madre, Mari, hacia lo que después pasaría a ser el eje central sobre el que giraría toda su vida: LA DANZA.

Así, los primeros años de Mensi y Estrella transcurrieron entre juegos y clases de danza que, a modo de entretenimiento, les impartía su madre. Fue más tarde, cercana ya la década de los 80, cuando toda su familia se trasladó a vivir a Laredo y fue aquí donde Mari, que en su juventud había sido bailarina profesional, fundó su propia escuela de danza, bautizada, como no podia ser de otra forma, con un nombre resultado de la fusión de los nombre de sus niñas: ESTRYMENS.

Allí fue, en aquella primera Academia Estrymens en la calle Garelly de la Cámara de Laredo, donde Mensi inició su formación en la danza de forma oficial, para más tarde continuar su preparación fuera de la escuela de su madre, con diferentes profesores y en múltiples estilos, hasta superar sus estudios de danza con la calificación de sobresaliente.

Además de su formación oficial, Mensi amplió su preparación (y aún hoy continúa haciéndolo) participando en cuantos cursos fueron poniéndose a su alcance, adquiriendo nuevos conocimientos, además de en sus ya dominados, danza española, ballet clásico y flamenco, en otras disciplinas como danza moderna, jazz, bailes de salón, bailes latinos, aerobic y Zumba. Sumado a todo su aprendizaje como alumna y, enfocado ya su futuro profesional hacia el inevitable camino de la enseñanza de la danza, Mensi se preparó como educadora en esta materia ejerciendo como profesora en distintos colegios y en la Escuela Estrymens de Laredo, de la mano de su madre. Participó en talleres de “Técnicas Corporales” y en diferentes jornadas de «Medicina de la Danza”.

Fue en 1988 cuando, al fin, Mensi vio materializarse el proyecto de dirigir su propia Academia Estrymens en Colindres; desde su ubicación inicial en la calle La Mar, en 2005 la escuela fue trasladada hasta su localización actual (Travesía Juan de Herrera), disfrutando desde entonces de unas mejores y amplias instalaciones para optimizar la enseñanza de lo que ha sido la pasión de su vida.

Academia Estrymens forma parte desde su fundación, en la que participó activamente, de la asociación de escuelas de danza de Cantabria: Asociación Cantabria Danza.

logo-cantabria-danza